Los bebés y el movimieto

  • 0 comments

Cuando un bebé llega a nuestras vidas debemos tener en cuenta sus necesidades y aprender a reconocer cuándo tiene hambre o cuándo necesita que se atienda cualquiera de sus necesidades más básicas. En cuanto al desarrollo del movimiento y la psicomotricidad, aunque durante meses anteriores hayan tenido un primer contacto con el suelo como herramienta psicomotriz, es a partir de los seis meses cuando los padres pueden ayudar a los niños a trabajar de manera más esepcífica el movimiento.

Desde este momento los bebés empiezan a avanzar en su movimiento, a tener resistencia en el cuello, a mover más los brazos, las piernas o las manos (lo que más adelante les permitirá llegar al gateo). Es necesario que los pequeños tengan la oportunidad de moverse libremente, de esta forma puedrán llegar a hacer lo que deseen. Montessori cree que el movimiento está asociado al desarrollo del cerebro, por tanto, trabajar con las manos y con el cuerpo puede ser beneficioso para el evolución de los niñ@s.

A los seis meses y hasta el año de edad, si los padres anteriormente le han permitido tener libertad para moverse a su antojo, habrá tenido tiempo para desarrollar la fuerza necesaria, y será a partir de este momento cuando el bebé comenzará a tener movimientos sorprendentes que los padres podrán ver y observar detenidamente.

Un niño empieza a arrastrarse a los ocho meses (más o menos), pero si lo hace más tarde, no deberás preocuparte porque cada niño tiene su propio ritmo y evolución.

Una estupenda idea es colocar un espejo en el que el niño pueda verse a sí mismo y ver su propia imagen, así podrá reconocer su cuerpo y movimiento paulatinamente. Cuando aprenda a crear movimiento en su entorno, empezará a notar que tiene el control y esto le ayudará a empezar a tener una fuerte autoestima.

Esta teoría junto con las bases del desarrollo armónico forman parte del método con el que trabajamos en nuestra guardería y sobre ello realizamos el trabajo diario con los niñ@s que acuden a Kili-Kolo.

Dejemos a los niñ@s crecer a su ritmo; no los pongamos a competir ni los sobrestimulemos…. Eso nos fatiga tanto a niños como a adultos. Simplemente vamos a acompañarlos en su proceso de descubrimiento del mundo.

dsc_0084

Share Social

About the Author: admin1204
Kili-Kolo es una guardería con más de 15 años de experiencia que trabaja sobre el método CEMEDETE y se dirige a niños entre 0 y 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *